domingo, 3 de agosto de 2014

¡Fuego!


—Estoy pensando en otros tiempos, y no hubo matanza, lo sé porque si la hubiera habido me lo habrían dicho.
 —No soy quien para valorar eso, señor —dijo el soldado que formaba a su lado—. ¡Preparen armas!
 —Si me fusila me otorga esa nueva oportunidad, ¡y en ese tiempo hará mucho que la sangre ya habrá desaparecido!
 —¡No confundan! Sufre de naturalidad fingida. ¡Apunten!
 —¡Pero me amaron! —le agarró las manos—. Llevo un germen bueno... ¡Eva me amó!