viernes, 30 de octubre de 2015

Misterios

 
Escribir es tu salvación, es patear las puertas del misterio para preguntarnos: sucede que te encontrás al monstruo. Sabé que sus cuestionamientos son la fuente, y que sus preguntas siempre nos convocan. Tenés que domesticarlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario